sábado, 23 de octubre de 2010

EL NUEVO GOBIERNO Y LOS MEDIOS DE COMUNICACION

Si una característica cabe destacar del nuevo gobierno de Zapatero es su orientación hacia comunicar mejor la actuación de éste en todos los frentes, especialmente en el económico.
La mayoría de los análisis en los periódicos inciden en el papel determinante que Rubalcaba, pero también los nuevos ministros, tendrá como correa de transmisión de la acción de gobierno bajo un mensaje de optimismo encaminado a destacar que los socialistas nos sacarán de la crisis con las mediadas que están adoptando.
Ciertamente el comienzo está obteniendo sus frutos. En general, salvados los lógicos sesgos ideológicos de cada medio, los diarios están valorando positivamente la crisis gubernamental que ha promovido el presidente del gobierno y esa es la primera condición que necesitaba el estratega Rubalcaba para intentar darle la vuelta a la tortilla de los negativos sondeos electorales.
Muchas veces es tan difícil pescar como vender a buen precio el pescado. La mayoría de los gobiernos demuestran cierta incapacidad para explicar al ciudadano lo que hacen y por qué lo hacen.
Para vender el pescado de Zapatero es necesaria una complicidad mediática suficiente, pero sobre todo es imprescindible no obtener oposiciones viscerales de los medios afines a la derecha .
Así pues , ante la débil situación de la mayoría de los grupos de comunicación, estoy convencido de que Rubalcaba actuará con la inteligencia y perspicacia que le caracteriza.
Se tiene que superar la etapa en la que la acción de la cesada María Teresa Fernandez de la Vega cumplimentaba casi por igual a todos los empresarios del negocio de la información, para pasar a la fase de potenciar al amigo e ignorar al enemigo irreconciliable.
Ya no vale cenar con el presidente de La Razón y a la vez descuidar un desayuno con el de El País porque éste es amigo incondicional.
La diplomacia mediática no es, ni mucho menos, una garantía a medio plazo de obtención de réditos electorales. Ya no valen las medias tintas de la vicepresidenta pactista. Hay que coger el toro por los cuernos. Zapatero lo sabe después de haberlo ensayado.
Ahora tiene al Partido Popular , a los medios de comunicación y a los ciudadanos despistados. Les escondió su remodelación gubernamental, sus decisiones aparentemente erráticas y sus planteamientos y alianzas para consolidarse con garantías en el poder. Ahora buscará el apoyo de los medios que necesita imprescindiblemente.
Veamos cual puede ser el panorama. Rubalcaba está muy próximo a PRISA y este grupo ha sido ninguneado, más bien obviado, hasta ahora. Algunos, próximos a Zapatero, alentaron la creación de un grupo paralelo al de los Polanco, con Roures al frente , que no tiene la entidad ,todavía, para influir en la opinión pública. Los medios públicos, sobre todo la televisión, se han esterilizado para ser asépticos y apartidistas. Algunos de la derecha han sido atendidos y subvencionados para hacer gala de una neutralidad inocente. Y todos, en general, han sido desoidos cuando otros gobiernos europeos les ayudaban ante la crisis que padecen y ante los
cambios que les acechan con las nuevas tecnologías.
Se acabó el buenismo de Zapatero, la independencia mal distribuida, la asepsia mal administrada.
Se avecina un cambio radical en la estrategia mediática de un gobierno que entraba en barrena electoral. La derecha habría sido más inteligente y menos timorata en sus decisiones.
Si quieren enviar un mensaje claro y contundente, si la estrategia pasa ahora por llegar claramente al ciudadano, estoy convencido de que veremos levantar barreras de los amigos,construir puentes con los enemigos necesitados y tender líneas directas con los medios públicos.
Que nadie se escandalice por lo que preveo, porque hasta ahora ha sido más errática, discriminatoria y absurda la política del gobierno con los grupos de comunicación que la que está por llegar.
Y si no al tiempo.