martes, 30 de mayo de 2017

LA NUEVA ASOCIACIÓN DE EDITORES DE DIARIOS: DE ENTRADA, NO.


  Hace unos días se reunió la junta directiva de AEDE (Asociación de Editores de Diarios Españoles) para elegir nuevo presidente e iniciar una reforma de los estatutos que de cabida a todos los medios informativos, incluidos los nativos digitales.
   Javier Moll, editor de Prensa Ibérica, sustituyó a José Luis Sainz, consejero delegado de Grupo Prisa y la primera medida “visual”  que adoptó la nueva junta directiva fue la de cambiarle el nombre al gremio de editores por AMI (Asociación de Medios de Información) y  poner la página web de la antigua AEDE en reconstrucción.
 Pero, a pesar del discurso integrador del nuevo presidente, que resaltó el papel imprescindible de los periodistas en las empresas editoras y la necesidad de crear espacios de diálogo entre éstos y los editores para encontrar el modelo de futuro, esta refundación tiene pinta de haberse iniciado muy anclada en el pasado.
  Basta ver que en la nueva comisión ejecutiva de cuatro miembros, que tiene que impulsar este cambio y que serán los escuderos del nuevo presidente, están Juan Luis Cebrián de Prisa y el constructor Antonio Miguel Méndez Pozo  de Promecal, que fue condenado por prevaricación .
El ensalzamiento, que hizo en su discurso Javier Moll, de la verdad sobre la falsedad, el de la credibilidad, la calidad y la  pluralidad informativa, en suma del buen periodismo, queda tocado de inicio por la actuación de algunos editores que seguirán en la junta directiva y que en los últimos años están recortando las redacciones y los medios necesarios para desarrollar la labor periodística.
 Los lectores de estos medios los están abandonando, entre otras causas, también porque se han puesto en tela de juicio los principios que defiende en su discurso Javier Moll.
Los editores tenemos muchos problemas: la fiscalidad  de las ediciones digitales frente a las del papel, el reparto discriminatorio de la publicidad de los órganos de los diferentes gobiernos, centrales y autonómicos, la derivación de una gran parte de la publicidad hacia las redes sociales, los cortafuegos comerciales, la relación con  Google, exigiendo la AEDE la aplicación de una tasa al tiempo que hacen negocios con el buscador, son solo unos ejemplos. Pero en cada uno de ellos aseguro que hay una visión diferente, sobre todo entre los antiguos editores y los nativos de las ediciones digitales.
La AEDE, ahora AMI, no ha conseguido tener la capacidad de resolverlos, no solo porque los gobiernos no le han puesto interés, sino porque los editores han estado divididos frente a sus problemas, cada uno buscando su mejor posición para arrimarse al poder que más le convenía, y se ha marginado a los pequeños editores en favor de una endiablada fórmula que da más votos en la asociación a quienes más tamaño tienen.
El nuevo presidente tendrá que resolver todos estos asuntos para dar cabida a todos los medios informativos. El cambio de estatutos es un mero tema formal, si bien las formas con las que se ha iniciado el proceso de refundación hace pensar a muchos nativos digitales que de entrada No. 








viernes, 21 de abril de 2017

MAURICIO CASALS, PRESIDENTE DE LA RAZÓN, SÉ FUERTE


  Sé fuerte Mauricio. Tienes el respaldo de muchos políticos y empresarios de distintos signos: sobre todo de aquellos para los que has “intermediado” y tienen mucho que callar. Te lo han recompensado bien porque tú a cambio les has conseguido cientos de favores. Si ellos ganan por qué no van a compartir las ganacias contigo. Esa ha sido tu máxima de  siempre. Recientemente, no fue el último favor, negociaste con Bárcenas su indemnización en diferido para acallarlo frente al escándalo de la financiacion irregular del PP. Ya tenías experiencia cuando lo hiciste con Villalonga expresidente de Telefónica, amigo de Aznar y en tantas y tantas ocasiones. 
  No es  asunto tuyo qué tipo de ganancias tienen esos clientes . Tú no entras en eso, al fin y al cabo  solo presides un periódico y eres consejero de una televisión. Los medios no tienen, según tu criterio, que estar por esas bagatelas. No tienen ningún compromiso moral con la sociedad.
  Por eso quizás te has preguntado en voz alta en el pasillo de la audiencia nacional, dónde te han llevado a declarar como imputado por coacciones a Cristina Cifuentes junto a tu director Marhuenda,: “¿Quién se puede imaginar que desde un periódico se puede amenazar a alguien?”
   Nadie se lo va a imaginar Mauricio, estoy contigo, por eso has de ser fuerte y mantenerte firme en tu postura. A ver si va a resultar que un fiscal o un juez le va dar crédito a esas absurdas acusaciones. Tú sabes que un periódico, a veces, puede hacer mejor servicio a los que lo pagan por las informaciones que calla o desvirtúa, y no me refiero a sus lectores. 
   Nadie se tendría que creer o descreer a La Razón, que tú presides, por el simple hecho de que tu consejero delegado y protegido Edmundo Rodríguez Sobrino, implicado en los papeles de Panamá  y detenido en la operación Lezo,  esté acusado de un supuesto enriquecimiento personal junto con Ignacio González en  las operaciones sospechosas del canal de Isabel II y sus filiales.
  Incluso, aunque parece que La Razón se ha beneficiado de suculentos ingresos del Canal de Isabel II gracias a tener a un “consejero giratorio” en su periódico como Rodríguez Sobrino y a un columnista mal pagado como el ex presidente Ignacio González, ¿qué relación puede tener eso contigo para que  en nombre de tu periódico amenaces a Cifuentes de que se va  enterar si presenta la denuncia contra tus amigos? Nadie se lo puede creer, Mauricio.  Nadie se cree que La Razón pueda amenazar por nada ni publicar algo que no sea veraz. Sé fuerte.
   Te llamaban el Príncipe de las Tinieblas, ¿verdad Mauricio?, ahora ya he recordado quién te puso ese apodo: fue “tu cliente” José Manuel Lara (Presidente de Planeta),
 ”Lara es mi cliente y Creuheras (actual presidente) es mi amigo”, decías para diferenciar tu relación con ellos. Pues, ¿sabes?, le habéis hecho entre todos un flaco favor a tu amigo José Creuheras. Sí,  entre Marhuenda, Rodríguez Sobrino y tú, el presidente de Planeta tiene  hoy la mancheta  de su diario La Razón plena de imputados, sin incluir a  González, el columnista mal pagado.
  ¡Venga que no es para tanto! Quién va a apostatar de La Razón solo porque la cúpula directiva del diario esté bajo sospecha judicial  por amenazar a Cifuentes y a su jefa de gabinete, refiriéndose a ellas como “zorras y putas” a las que les vais a dar de leches para que no presentaran denuncia por las irregularidades del Canal de Isabel II.  Ese no es el lenguaje que emplea tu periódico, todo el mundo lo sabe. Tranquilo Mauricio, tranquilo. Sé fuerte. Tienes  la razón: “¿Alguien se cree que desde un periódico se puede amenazar a alguien?”

 
  
   
 

sábado, 8 de abril de 2017

GRUPOS PERIODISTICOS ECHAN ORO POR LA BORDA

Algunos grupos de Prensa diaria están tirando por la borda sus mejores activos. No me refiero solo al desmantelamiento del talento periodístico de las redacciones y a la falta de inversión en los contenidos, sino a la venta de algunas empresas rentables  que forman parte de su órbita empresarial.
El útimo ejemplo es el de Grupo Zeta que ha vendido su editorial de libros, Edicones B, al grupo alemán Bertelsmann, según algunas fuentes fiables, por alrededor de treinta millones de euros.
Anteriormente ya lo había hecho PRISA con sus sellos literarios al mismo comprador alemán por 72 millones.
Los grupos periodísticos que están fuertemente endeudados no pueden soportar la presión financiera de las entidades bancarias que les exigen amortizar los créditos. Los ingresos de los diarios disminuyen cada año y sus cuentas de resultados son insuficientes para devolver la deuda.
Vender las empresas rentables no deja de ser una patada hacia adelante que no llega a ninguna meta. El resultado económico se verá aún más mermado a futuro al no disponer  de la rentabilidad que generaban los libros en este caso y con  esa visión cortoplacista, que exigen los bancos, no habrá posibilidad alguna de intentar remontar la caída de los periodicos. No resultará fácil tampoco pagar el siguiente plazo de la deuda contraída.
El año ha empezado mal de nuevo para los diarios impresos. La publicidad se sigue alejando de ellos casi al mismo paso que los lectores. Los cuatro grandes diarios nacionales ven descender  en su conjunto un 15% las ventas de ejemplares y un 18%  las de publicidad, según datos  acumulados a febrero. ABC se lleva la palma con un 21% de descenso en ambos capítulos.
La receta para esa gran crisis sigue siendo la de rebajar la paginación que se entrega a los lectores, por tanto los contenidos. Con esa fórmula dentro de poco las redacciones, ya diezmadas, resultarán excesivas y se volverá a los despidos. Se trata de ir tirando lastre por la borda, aunque vaya consigo el oro del que aún disponían.
Hoy el Periódico de Catalunya y el Grupo Zeta al que pertenece  son mucho más débiles y la banca acreedora algo más sólida en su posición. Este de la prensa es cada vez más un mundo de financieros y menos de periodismo.





lunes, 16 de enero de 2017

TENDENCIAS Y PREDICCIONES PARA LOS PERIÓDICOS



 Tremendo el nuevo batacazo que se han dado este pasado año los periódicos impresos de nuestro país: 250.000 personas han dejado de comprarlos cada día, lo que significa un nuevo descenso del 9% que se acumula al 55% de caída acumulada en la última década.  La prensa llamada nacional es la que más ha sufrido: entre los tres grandes (El País, El Mundo y ABC) se han dejado en el camino del 2016 un 14% de sus ventas de ejemplares. Mejor le ha ido a la prensa regional que ha visto descender su difusión en torno al 8%.
  La publicidad impresa también está sufriendo un constante retroceso con una nueva caída media del 6%.  Llueve sobre mojado y los diarios ingresan por sus anuncios en papel solo un 30% de lo que facturaban hace diez años.
  La panacea digital de las cabeceras de los periódicos impresos no llega: aunque  los incrementos publicitarios de sus digitales han sido del 20% en 2016 son insuficientes para compensar la pérdida de rentabilidad del papel.
  Algunos grandes grupos periodísticos ya concentran casi el 40% de sus recursos en la publicidad on line, pero este dato debe relativizarse dada la menguante cuenta de ingresos totales de explotación.
   Muchos anunciantes, incluidos los institucionales y los del IBEX 35, van soltando amarras del papel y se apuntan a los medios digitales, pero lo hacen a precios más bajos y midiendo con lupa el retorno de sus inversiones. Se acabaron las altas tarifas de las páginas de publicidad a color en la que el anunciante anteponía la imagen a la eficacia. Ahora en el digital todo es escrutado más allá de los meros clicks en los anuncios.
   Está claro que la batalla por crecer en audiencia digital va a seguir y que los lectores de periódicos ya son masivamente digitales y parece una tendencia irreversible, pero está por ver si la publicidad va a aportar suficientes recursos para sostener las estructuras periodísticas de los grandes medios españoles. Es esta la gran preocupación de los directivos de las empresas de medios de comunicación.
  Cuando miran a su alrededor, hacia mercados más maduros como pueden ser EEUU o Gran Bretaña, se encuentran con que  los anunciantes están repartiendo la mayor parte del pastel publicitario digital entre las redes sociales. Google y Facebook han crecido un 21% y un 59% respectivamente sus ingresos, mientras que The Guardian, a pesar de crecer en páginas vistas y consolidarse con una audiencia de más de 155 millones de usuarios mensuales, ha reducido sus ingresos en 2,3 millones de euros y ha entrado en perdidas por valor de 80 millones.
  Las periódicos ingleses se llevan solo 90 peniques de cada libra digital que invierten los anunciantes. El resto se queda en manos de Facebook, Google y de otras redes sociales. No es muy diferente de lo que sucede en España.
   Para lo grupos periodísticos multiproducto (papel y digital) está resultando un grave problema apuntalar la casa en ruinas del papel al tiempo que se construye una nueva digital.
  Según el informe de tendencias y predicciones sobre el periodismo, que Nic Newman realiza para Reuters, en 2017 los editores ponen sus esperanzas en  dar un vuelco positivo hacia el pago por información en sus diarios digitales y a monetizar los contenidos patrocinados en diferentes formatos, sobre todo en video y en realidad virtual.  Las inversiones en Big Data para la segmentación y conocimiento de los usos informativos de los lectores también será prioritaria; algo en lo que la red social aventaja con creces a los medios de comunicación.
  Los nativos digitales, liberados de la carga del papel, deben invertir parte de sus recursos en las herramientas tecnológicas para mejorar la comunicación con su comunidad de lectores, pero sobre todo para elevar la calidad de sus contenidos y de su credibilidad informativa. El buen periodismo será un valor en alza con el que las redes sociales no podrán competir. Los lectores y también los anunciantes acabarán por tenerlo en cuenta. Eso creo.