martes, 26 de octubre de 2010

DIAS DE MIERDA

"Perfecto mierda" es lo que ha dicho el escritor Pérez Reverte del exministro Moratinos por despedirse de su cargo con lágrimas en los ojos. Más allá de su atinada y bondadosa frase hacia la persona cesada (caída), creo que ha sido relevante el que la haya plasmado a través de twitter, porque aparte de las críticas de los medios de comunicación y de los políticos, este académico de la lengua se ha expuesto a miles de ciudadanos que en menos de 140 caracteres le están enviando a la mierda en tiempo real y sin descanso. Tal es el "éxito" del maestro de esgrima que en pocas horas ha conquistado más de 2000 nuevos seguidores en su red social.
Más mierda es la que, en paralelo, ha lanzado Wikileaks.org sobre las tropas de EEUU y sus aliados, entre ellos nosotros por la gracia de Aznar, al publicar cerca de 400.000 documentos secretos sobre los desmanes, torturas y ejecuciones practicadas para "pacificar" Irak.
Esta web afincada en Suecia, alojada en términos de internet, actúa, como su nombre en inglés sugiere , de recogedor colectivo y anónimo de las fugas de información oculta de gobiernos, corporaciones , estamentos religiosos y del poder en general. Vamos que lo que se puede recoger de lo que se esconde y cataloga como secreto por parte de estos todopoderosos sólo puede ser pura mierda.
Uno se acaba preguntando por qué tanto interés por parte de los poderosos en guardar, apilar, atesorar y clasificar tanta mierda que acaba siendo defecada por los intestinos, muchas veces delgados, de los medios de comunicación.
Algo huele mal cuando se remueve tanto en los excrementos ya sean defecados por un escritor, como por un medio de información. Y, hoy en día, el ventilador de la red lo escampa a tal velocidad y con tanta crudeza que nos acaba salpicando la mierda. Es la mejor forma de implicarnos. La más cruel y, sin embargo, necesaria.

1 comentario:

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Es cierto, la libertad de expresión se magnifica desde que la red de redes existe y de ser bueno o malo solo depende de quien lanza la información y como lo hace. A veces, incluso, hay noticias que siendo ciertas no son calificables de ejemplares o ejemplarizantes por lo que limitar su distribución, que pudiera ser deseable, se hace quasi imposible. Pero claro si lo que se trata es de difamar, entonces lo de Internet es una verdadera arma mortal.
Magnífico artículo el tuyo.