domingo, 27 de marzo de 2011

LA MESA DE ZAPATERO

En la larga mesa en la que Zapatero reunió a los principales empresarios del país , habían dos del sector de los medios de comunicación, José Manuel Lara (Planeta-Antena 3) y Alejandro Echevarría (Telecinco). En otros momentos de la historia, con seguridad, hubiera tenido un puesto en la mesa el grupo PRISA con algún Polanco o Cebrián a la cabeza. No deja de ser sintomático de cómo ve el presidente del gobierno a los poderes mediáticos.
Antena 3 y Telecinco no se caracterizan especialmente por apoyar las tésis socialistas, pero ha tenido que ser el presidente de ésta última cadena televisiva el que haya manifestado en la reunión su voluntad para  hacer  un esfuerzo para que  el Partido Popular colabore con las iniciativas económicas que promueve el gobierno y, así, mostrar una cierta unidad frente a la crisis.
Desconozco si Echevarría, presidente de Telecinco, va a orientar sus informativos hacia la reconstrucción del consenso político que tanto necesitan los ciudadanos para salir reforzados de la que está cayendo. Hasta la fecha ni ésta, ni en general la mayoría de cadenas televisivas y medios de comunicación, están por la  labor de fomentar consensos y moderar la tensión política que se suele generar por el seguidismo que se hace de nuestros políticos, interesados éstos casi exclusivamente en enfocar sus mensajes hacia el electoralismo y poco más.
No ha tenido, hasta la fecha, Zapatero buena prensa en su crítica legislatura. No se ha visto reconfortado ni siquiera por los medios amigos y éstos se han debilitado también durante su mandato. La crisis de PRISA y la marginalidad de los medios de la izquierda como Público y la Sexta es un claro ejemplo.
Los medios de centro derecha son los que han salido reforzados por la política gubernamental. Primero, el presidente, eliminó de un plumazo más de 500 millones de euros de la televisión pública que han ido a parar a las dos grandes privadas Telecinco y Antena 3, luego dividió las audiencias con las concesiones de la TDT , la mayoría de ellas en manos de sus enemigos alimentando cada día tertulias políticas incendiarias y nada alentadoras como las de Intereconomía, previamente el otorgamiento de licencias para CUATRO y La SEXTA les ha llevado a éstas a una travesía del desierto en la que la primera ha sido abducida y la segunda está en permanente crisis accionarial y resistiendo la fusión con Antena 3. Así mismo Zapatero con una visión política que jamás seremos capaces de agradecerle, fomentó una televisión pública imparcial y apartidista con la que dificilmente podrá contar para sus intereses electorales: Nunca se había visto tanto contraste informativo en TVE, tanta Cospedal y Rajoy haciéndole la contra al gobierno. Los informativos públicos son ahora líderes en audiencia. Los ciudadanos se lo agradecemos, pero no sé si el parrtido socialista también.
Los periódicos las están pasando canutas. La publicidad ha descendido más de un 50% en los últimos años y las ventas bajan a un ritmo del 5% anualmente. Los editores han pedido al gobierno ayudas similares  a las de otros países europeos como las implementadas en Francia, el gobierno no quiere saber nada de nada." ¿Por qué iba a ayudar el gobierno a unos diarios que están en contra de su política?" me decía hace unos días un director de un importante medio de comunicación, y yo le contestaba que por la misma razón por la que ha ayudado a las televisiones privadas..., pero parece que la prensa diaria ya no tiene la fortaleza y poder de prescripción que tuvo hasta hace poco, por lo menos para este gobierno. Así que la dejarán caer, si es necesario, como parece que lo están haciendo también los anunciantes y algunos lectores...
Además enfrente tienen una AEDE (Asociación de Editores de Diarios Españoles) que es incapaz de aglutinar los intereses comunes y que en su seno se debaten más las cuitas personalistas de algunos periódicos que libran sus batallas en sus propias páginas exponiendo las miserias de la competencia. Así no se va a ninguna parte.  La AEDE acabará dirigida por los cuadros directivos de segundo nivel de las empresas periodísticas porque los asuntos releventes se tratarán bilateralmente con el poder establecido. No han sabido seguir el ejemplo de UTECA (la asociación de las televisiones privadas), ellos si han sacado una buena tajada de esta legislatura y por eso ahora se pueden permitir sentarse en la mesa de Zapatero, junto a las grandes empresas de este país, y aconsejarle de tú a tú al presidente para que no se vaya todavía y ofrecerle  actuar de puente con la oposición para salvarnos a todos.