miércoles, 16 de marzo de 2011

EL FIN DE LA ÉPOCA GABILONDO

La editorial Barril&Barral acaba de publicar un libro del periodista Iñaki Gabilondo que lleva por título: EL FIN DE UNA ÉPOCA. Se trata de una reflexión sobre el periodismo actúal y el de toda la vida que vale la pena tener como libro de cabecera en estos momentos de criss y penurias por los que pasan las empresas y los profesionales de los medios.
El oficio de contar las cosas, como llama Iñaki al periodismo,se ha ido deteriorando no sólo por los permanentes intereses de los poderosos por influir en la información , sino por las condiciones de distancia y alejamiento de los periodistas con respecto al foco de la noticia. Las corresponsalías están en manos de freelancers , los medios no quieren liberar redactores para investigar y las empresas periodísticas priman la cuenta de explotación por encima de los intereses de los consumidores de información.
Iñaki describe un panorama realista en el que la profesión se tiene que reencontrar con la esencia de sus principios éticos y observar las distancias prudentes con respecto al poder para no convertirse en parte de él sino en defensor del débil.
La información es necesaria para el ciudadano y seguramente no para todos en igual medida. Aprender a entender que un periodista escribe o habla para un millón de personas y no para toda una población y comprender que el sujeto de la noticia es el ciudadano que transforma su propia vida y la de la sociedad con sus pequeños actos diarios es fundamental para no perder las referencias del oficio y recuperar cierta humildad y rechazar el protagonismo de algunos periodistas que se creen políticos a los que hay que obedecer.
Iñaki, al final de una etapa brillante de periodismo, no rehuye ser crítico, entre lineas, con la empresa en la que trabajó últimamente y en el que su informativo fue sustituido junto a toda la parrilla, por un Gran Hermano 24 horas: "telecinco no es la culpable. No son ellos los que cerraron Canal + 24 horas"...
Como dice Gabilondo, hay un mundo que se está muriendo y él se siente morir con él, pero mientras a un receptor y a un emisor les importe lo que ocurra en la sociedad , ya se inventarán los sistemas y los nuevos aparatos para comunicar la realidad..
Como nos gustaría a algunos que Iñaki Gabilondo siguiera de guardia para contarnos lo que ha sucedido mientras hemos estado fuera de casa como lo hizo en otra época que ahora dice dar por acabada. No puede ser verdad.