sábado, 29 de octubre de 2011

SOY MINORITARIO: CATALÁN Y LECTOR DE PERIÓDICOS

Es de esos días en que uno se encuentra en franca minoría, si hago caso de lo que leo. Resulta que NO soy uno de los novecientos mil ––son muchos ––que han dejado de comprar periódicos en los últimos cinco años porque, según lo que declaran en su conjunto los editores, esa es la cifra de menos venta que tienen los diarios en nuestro país desde el comienzo de la crisis. Ya somos solo 3, 2 millones de compradores. Nos han abandonado en esta costumbre de acudir al kiosco algo más del 23% de los españoles.
Y como es mi costumbre, sobre todo los fines de semana como este , suelo comprar un par de periódicos. Uno de ellos la Vanguardia.
Hoy La Vanguardía me ofrece un par de páginas en su sección de política sobre las declaraciones de Gregorio Peces Barba, y nada menos que más de la mitad de sus columnas de opinión al mismo tema.
Peces Barba se ve que dijo ––en broma ha dicho él–– algo así como que quizás nos hubiera ido mejor si nos hubieramos quedado con los portugueses y dejamos que se vayan los catalanes en referencia a los hechos históricos del XVII.
Pues he tenido las tragaderas de leerme un artículo a favor de Francesc de Carreras, dos en contra de Pilar Rahola que se lo toma a risa y de Jordi Graupera que bromea, amén del del propio Peces Barba que pide disculpas en página impar y por arriba. Todo en el mismo y variado gran diario catalán, número uno en ventas y lectores.
Y me siento, otra vez, en minoría. Me importa bien poco lo que diga Peces Barba sobre Catalunya, lo mismo que lo que diga Duran LLeida sobre Andalucía , pero me preocupa que eso signifique que los periódicos mal empleen su escaso papel, en los tiempos que viven, y sobre todo, que hagan un seguidismo de los políticos y las muchas bobadas que suelen decir para calentar a una mayoría.
Ahora resulta que nuestros costosos parlamentos autonómicos  (andaluz y catalán) pueden acabar reprobando a estos dos políticos para considerarlos personas "non gratas", en nombre de todos los catalanes y andaluces que están a la cabeza del paro en esta España de la que, al parecer, hay que separarse.
Bien por algunos de nuestros políticos y bien por algunos de nuestros diarios que suelen reflejar la mayoría del pensamiento de los ciudadanos. Me encantaría estar de acuerdo con ellos, a veces lo estoy, pero este fin de semana empiezo en franca minoría.
El problema puede llegar cuando los que seamos minoría vayamos aumentando porque nos aburran las declaraciones  de algunos políticos y la opinión de algunos diarios.