martes, 14 de enero de 2014

EL FUTURO DEL HUFFINGTON POST

Se van a cumplir tres años de la compra por parte de AOL del blog de Arianna Huffington. El proveedor de Internet y contenidos americano llegó a pagar 315 millones de dólares por el Huffington Post. En ese momento tenía unos 25 millones de usuarios y facturaba escasamente 50 millones de dólares. En estos tres años el HP ha pasado de 200 empleados a 700 y se le estima una audiencia global de 84 millones de usuarios y ha conseguido doblar la facturación para situarse en 100 millones de dólares.
Sin embargo estos datos no son del todo buenos para AOL. La web de la Huffington está todavía en pérdidas y para alcanzar esas cifras de ingresos han tenido que inyectarle decenas de millones de dólares.
El objetivo de la compra era llegar a los 165 millones de dólares en 2013 y a unos beneficios operativos de 60 millones y todo sin necesidad de las fuertes inversiones en portales verticales y en tecnología que se han tenido que realizar.
Durante estos años las tensiones entre el principal ejectutivo de AOL,  Tim Armstrong, y Arianna Huffngton han sido importantes, aunque al parecer se han superado con un  nuevo pacto en la organización, en la que la Huffington habría cedido poder sobre los otros sitios web de AOL y se le habría  obligado a centrarse en su sitio y en la expansión de éste por el mundo.
Los nuevos objetivos para 2014 son  hacer rentable el Huffington y expandirse a mercados como Brasil e India. Tras las aperturas de la web en varios países europeos y en Japón, la pretensión es que el 50% del tráfico a finales de 2014 provenga de fuera de los Estados Unidos.
Realmente estamos hablando de cantidades muy importantes para un medio digital que solo se entienden por esa apuesta global en la que se han embarcado. El riesgo, a veces, puede residir en que al mirar a hacia afuera se pierda el control de dentro. La competencia de otros medios digitales que están despegando en los EEUU puede retrasar  y dificultar, de nuevo, los planes de AOL para el Huffington Post.
De momento, según la información de Reuters, de donde he extraído estos datos, a Arianna Huffington su jefe de AOL le ha permitido comprar esta navidad los suéters que habitualmente regalaba a sus empleados. Esta vez han tenido que ser 700, más del triple que hace tres años.