lunes, 27 de agosto de 2012

QUIERO VER PUBLICIDAD EN LOS PERIÓDICOS.

Resulta que el 50% de la audiencia estará concentrada entre el duopolio televisivo del Grupo ANTENA3 y TELECINCO, gracias a que tanto el gobierno socialista como el popular han facilitado la fusión entre las cadenas televisivas privadas. Además los recortes presupuestarios y el adelgazamiento de la televisión pública nacional y el de las autonómicas harán que la audiencia crezca entre el duopolio, que será el único capaz de poder asumir los costes de los derechos televisivos del deporte, el cine y la programación de mayor interés general.
El espectador habrá de pasar por el aro de esa programación y, claro está, el anunciante, que ha de acudir al panal de la audiencia, también.
Los publicitarios han elevado sus quejas al gobierno: No quieren estar sometidos a las reglas del duopolio, preferirían que, como está considerando el gobierno de Hollande en Francia, vuelva la publicidad a la televisión pública.
No es descartable que, tras el requiebro normativo del gobierno favorable a la fusión entre la Sexta y Antena 3 , éste comience a lanzar mensajes de que la publicidad debería volver a la pública con ciertas limitaciones.
Los anuncios contratados a partir de setiembre también vendrán gravados con un tres por ciento más de IVA y con unos costes de GRPs que irán ascendiendo gradualmente en más de ese porcentaje. Todo ello en el contexto  de un mercado de consumo en recesión y sin visos de recuperación a medio plazo.
Es la misma política que este gobierno aplica en todas sus decisiones económicas: Recortar costes e inversiones  públicas y aumentar la recaudación de empresas y contribuyentes.
Los anunciantes son fabricantes y distribuidores de productos de consumo y de servicios que están viendo reducir sus márgenes y ventas año tras año en esta prolongada crisis.
   Uno de los que invierte más en publicidad es EL CORTE INGLÉS, que ha visto disminuir sus resultados en un 34% y que ha hecho un esfuerzo para rebajar sus precios y comunicar publicitariamente sus ofertas que , según sus datos, le ha permitido que las ventas solo descendieran poco mas del 3%. ¿Cuánto más le costará a partir de ahora un spot de televisión y cuánto habrá de repercutirlo en sus clientes subiéndoles el precio, IVA aparte?
Mi sugerencia sería que los editores de los periódicos que han aparecido este verano con menos publicidad que nunca, hiciesen un esfuerzo por atraer de nuevo a los anunciantes. Los diarios representan a algo más del 30% de la audiencia mayor de catorce años y con un perfil de consumo equiparable al de la televisión. La imagen de una marca en un diario es menos efímera y "zapeable" que la de la televisión y permite una actualización de las ofertas del anunciante inmediata y a costes ridículos.
Los anunciantes deberían volver a confiar en ellos, en los impresos y en la ediciones digitales, y las agencias de medios deberían contraponerlos a los abusivos precios que tendrán las campañas en televisión.
¿Y el gobierno? Este gobierno, como el anterior, que hace caso omiso de las quejas de los editores de diarios que se hayan al borde de la quiebra, debería considerar que el IVA de la publicidad en los diarios debería de ser del tipo reducido, el mismo del 4% que tiene la venta de un ejemplar.
Si se ha hecho una discriminación  positiva en favor de unas televisiones privadas y duopolísticas, porque no hacerla , aunque sea solo par compensar, con los diarios que son más de un centenar y medio en España y que no tienen la opción de fusionarse, sino de cerrar.  Y ya no lo digo por eso de la pluralidad informativa, sino incluso por no tener que pagar el precio de más costes de empleos.
Me gustaría volver a ver publicidad en los periódicos y lo encontaría normal.