miércoles, 16 de mayo de 2012

SOY ECONOMISTA...Y NO SE NADA

-->

No soy político, ni tertuliano todoterreno, ni siquiera soy opinador especializado en economía que habiendo  asesorado y vivido de la banca ahora pueda criticarla.
Tampoco soy  un gurú  que pueda predicar sobre el futuro económico porque tenga una labia ocurrente y capaz de conectar con cuatro frases impactantes.
No he tomado cursos de portavoces y de oratoria para ser convincente aunque no tenga la convicción  sobre un tema.
No he escrito libros de autoayuda o de predicción económica cortando y pegando frases de monjes reflexivos y de premios Nobel de economía.
Leo varios periódicos, veo algunos informativos y escucho la radio ; sigo también las redes sociales y me licencié hace años en Ciencias Económicas en la Universidad de Barcelona.
Entiendo lo que dice Krugman desde allí  y Antón Costas desde aquí, de que solo con los ajustes no creceremos y no saldremos de ésta. Comprendo que la prima de riesgo suba en España cada vez que se ciernen más dudas sobre nuestra solvencia o la de Grecia, que tanto nos debe. Entiendo, incluso, a la Merkel cuando intenta que el virus nuestro, el de los PIGS, no la contamine y se atrinchera en la política fiscal recetándonos recorte tras recorte.
Llego a comprender a los “monetaristas” y a los “fiscalistas” a la vez. A los mercados cuando hacen que suba o que baje la bolsa, a Hollande y a Merkel, a Rubalcaba y a Rajoy… Me identifico con muchas de las consignas de los “indignados” y con ninguna de los bancos.
Hay días que creo que todo se va a la mierda y otros que ya nos hemos ido hace  tiempo.
Lamento confesarme públicamente  incapaz de saber lo que está pasando y lo que va a pasar. Siento no ser como la mayoría de los que opinan en los medios . Siento no ser tertuliano todoterreno, predicador o gurú y, aún más, siento no ser premio Nobel.
Siento ser economista y no saber nada, y sobre todo me angustio porque me da la sensación de que quienes lo saben no lo quieren contar.