viernes, 16 de mayo de 2014

LIBERTAD DE PRENSA EN ESPAÑA

En la comisión de control al gobierno, Rosa Diez (UPyD) formuló una pregunta al presidente Rajoy: le pedía explicaciones por la situación de deterioro de la libertad de prensa que, según el informe de Freedom House nos baja hasta el puesto 53 de los países del mundo y nos sitúa junto con las islas Solomon, Ghana y Santo Tomé. Diez dijo que en España "hay prensa pública y prensa concertada" y Rajoy le contestó que era injusta con su país diciendo eso: "En España hay más canales de televisión entre públicos y privados que en ningún lugar del mundo, hay  un centenar de diarios, cuarenta de ellos superan los cien mil lectores, decenas de webs , emisoras de radio, etc..", contestó Rajoy.
Diez le replicó que no hablaba de la cantidad sino de la calidad de los medios y que , dada la precariedad de éstos, era posible que la autocensura de los periodistas llevara a que no se recogiera su intervención.
Freedom House es una organización norteamericana, financiada en su mayor parte por el gobierno de los EEUU, que mide la libertad de prensa bajo los parámetros de la legislación de cada país, la situación económica y la política. Cada uno de estos parámetros tienen media docena de criterios que puntúan para situar a cada país en el ranking. Los países se dividen en "libres" "Semi- libres" y "Sin libertad".  Según esta organización estamos entre los primeros.
Al parecer nuestro descenso en el ranking obedece fundamentalmente a tres causas: una legislación cada vez más dura para ejercer la libertad de expresión, la situación de crisis que viven los periodistas y los medios en los que trabajan y la falta de transparencia de la política y de los políticos.
Este termómetro es bastante inexacto, pero marca una cierta tendencia. Al final lo que se desprende de todo ello es que la debilidad económica de los medios y de sus periodistas, frente a un gobierno de mayoría absoluta, genera una presión del poder  y un servilismo hacia él que se evidencia en la información que recibimos.
La portavoz  de UPyD no supo concretarlo y se quedó en el  mero titular de Freedom House. Rajoy, al que la prensa le importa lo justo y tres cuartas partes de ella está a sus pies, se la sacó de encima con facilidad.
Hablamos de un derecho fundamental, el de la libertad de prensa, que existe formalmente en nuestro país, como la ley de la dependencia, las becas de educación o la sanidad gratuita y universal. Todas ellas restringidas desde hace un tiempo.
Lejos estamos de que el gobierno priorice los derechos de los ciudadanos sobre las cada vez más onerosas obligaciones de éstos. Muy lejos de aquella famosa frase del presidente Jefferson que en 1800 dijo preferir "periódicos sin gobierno que gobierno sin periódicos.