martes, 27 de mayo de 2014

HA FALLADO LA COMUNICACIÓN

Los primeros análisis del PP español sobre sus malos resultados en las elecciones europeas se han centrado en el fallo de "la comunicación y la pedagogía" con los ciudadanos.  El profesor de periodismo Guillermo López García, analiza magníficamente en eldiario.es el papel que pueden haber jugado los medios de comunicación  y los periodistas como correa transmisora de los mensajes de los partidos políticos. Su columna me invita a reflexionar en otro sentido.
Hace tiempo que en nuestro país los mensajeros están malheridos y muchos de los medios para los que trabajan en retroceso. Posiblemente  en estas elecciones no solo se ha quebrado el bipartidismo, y por tanto el establishment político español, sino que también se ha evidenciado el fin del establishment mediático.
Los medios de comunicación generalistas y preponderantes ya acusaron su falta de reflejos ante el movimiento del 15 M y fueron timoratos y reacios a ponerse del lado de los débiles ante los abusos de los financieros y los recortes del gobierno. El "no nos representan" del 15 M también iba dirigido contra esos medios que iban desangrándose poco a poco, y no solo por la crisis económica del sector sino porque iban diezmando su potencial periodístico como absurda salida ante sus graves problemas.
El bipartidismo mediático también se ha acabado. Los medios impresos—donde se sostiene que la gente va a reflexionar sobre las propuestas de los políticos— han perdido más del 50% de sus ventas en los últimos años, tanto los llamados progresistas como los conservadores.
Las nuevas cabeceras digitales y las redes sociales con las que interactúan con sus lectores están abriendo una brecha en el panorama mediático  similar  a la que han abierto los nuevos partidos políticos que han sido apoyados por los votantes.
Muchos tertulianos no son creíbles y no aportan nada al debate ciudadano. La opinión se ha de basar en lo tangible y real y la información debe dejar de practicar el "seguidismo" del poder.
Que no se engañen las empresas mediáticas del establishment: al final les resulta más perjudicial  enviar a los periodistas a las ruedas de prensa sin preguntas que a aquellos medios de comunicación que no comparecen ante los políticos que no quieren responder.
En cuanto al PP y a Rajoy  si no han hecho pedagogía con los ciudadanos será por otros motivos que en esta columna no vienen ahora a cuento. Ellos sabrán, ¿o no?