viernes, 18 de octubre de 2013

CRÓNICAS PERIODÍSTICAS A 30 EUROS

30 euros están pagando algunos medios de comunicación,  de entre los cinco primeros  de España, por una pieza periodística encargada con urgencia para cubrir una noticia de última hora. Hace solo cinco años no bajaba de 100 y hasta te ponían un fotógrafo  (especie en extinción en los diarios) para ilustrar el artículo.
 En los últimos cinco años los  salarios de los periodistas han perdido en torno al 20 % del poder adquisitivo  y más  de 6.000 han perdido su trabajo.  En muchos casos la profesión periodística se ejerce bajo mínimos y con serias dificultades para que las informaciones tengan un nivel de rigor y calidad suficientes: faltan manos y cabeza en algunas redacciones que se han quedado en el esqueleto, sin músculo ni nervio.
 Las empresas periodísticas basadas en los diarios han sufrido una merma del 65% de sus ingresos publicitarios y la venta de ejemplares es un goteo permanente a la baja: se venden un millón de diarios menos de los que se vendían cuando se inició la crisis.
 En estos momentos en que nos dicen que la crisis económica se está superando en nuestro país : Están entrando capitales, la bolsa se dispara, la deuda es más barata, la balanza comercial es positiva, el PIB crecerá algo en 2014, etc. (Eso es lo que nos dicen desde el gobierno hasta Botín e incluso  lo asume buena parte de la oposición), las perspectivas para la prensa no son halagüeñas.
 Todavía los grandes grupos de comunicación creen que deben hacer más ajustes salariales y reducir empleos a corto plazo y la deuda es una pesada losa difícil de levantar. Los grandes diarios preveen que el próximo año la publicidad bajará todavía un 10% más y las ventas de ejemplares en torno al 5%.
  Cuando la macroeconomía se llegue a estabilizar el panorama de los medios será desolador, como lo será, ya lo es, el de la economía real de muchos ciudadanos. 
  Esa hipotética recuperación de la economía de base con la creación de empleo, el fluir del crédito asequible y el aumento del consumo no es creíble a corto plazo  para la empresa periodística de cara a  2014, que está presupuestando bajo los mismos parámetros que lo ha hecho el gobierno: Más recortes y más ajustes.
  Por eso cuando leo los titulares y editoriales, que publican los periódicos estos días, reflejando el optimismo de los Botín y Cia aún sigo pensando en las crónicas de 30 euros y en los que ni siquiera las cobrarán el próximo año.