domingo, 10 de abril de 2011

YO HE VISTO TORRENTE 4 "LETHAL CRISIS"

Empecé el fin de semana en el cine. Convencí al cinéfilo de mi hijo para ver Torrente 4. Teníamos una oportunidad de oro, mi mujer estaba de viaje y no hubiera querido acompañarme ni harta de champán, que es lo que más le gusta. Pau me dijo que ya que íbamos (se sentía algo obligado, he de reconocerlo) que la fuéramos a ver en 3D. Yo me resistí. He de decir que me marean las gafas esas de colores y que no las aguanto  más de cinco minutos. Le dije que mejor la viésemos en su formato natural. El primer Torrente se veía sin gafas, pero él me aseguró que la película se había rodado en 3D... Total que me impuse y fuimos a verlas sin gafas tridimensionales.
Era viernes a media tarde. Estábamos los dos solos en el cine. No había un alma, aparte del que proyectaba la película, si es que alguien proyecta hoy las películas o esto se hace ya desde un ordenador central situado en un país medio emergente. Al no ver a nadie llegué a pensar que me había equivocado de sala, pues los diarios dicen que la película ha "reventado las taquillas".
Total, que nos aburrimos como una ostra dicen que se aburre en el solitario paraje marino que habita. No fuimos capaces de esbozar una sonrisa. Los gags buenos eran los mismos de la uno, dos y tres..., que si EL FARI, que "si nos hacemos unas pajillas", que si "el Atleti.".. uff. me dije que para limpiar mi error lo mejor era confesarlo y pregonarlo a los cuatro vientos en mi post. La había pifiado, y la verdad es que me había dejado llevar por ese "friquismo" que envuelve la inteligente promoción mediática de Santiago Segura, que dicho sea de paso me cae muy bien,  porque es capaz de que todo el mundo hable bien de su película,pienso, después de verla, porque todos colaboran en ella, desde Buenafuente, Wyoming, y la pléyade de estrellas del Sálvame , hasta jugadores de fútbol... "Pero si ya sabías lo que ibas a ver". Sí , pero no tan malo... íbamos a pasar el rato, no un mal rato. Dice Pau que el mejor no es el Paquirrin que se le ve que actúa de oído. (sic) , sino el Bisbal que aparece escasos segundos.
Bueno, ya lo he dicho: Yo fui a ver Torrente 4, "Letal crisis" y mi hijo no tiene culpa alguna. Que se entere todo el mundo que quiera, puesto que esto tiene una difusión limitada , pero ya me han corroborado que por mucho que lo borre permanecerá, para siempre jamás, como las psicofonías de los cementerios de Iker Jimenez.
Me sentí fatal. Creía que el resto del fin de semana lo debería emplear en leer buena literatura y, sobre todo, el domingo, analizar concienzudamente la prensa. Te leerás las opiniones desde Krugman hasta Antón Costas, los editoriales de Pedrojota y de EL País, el análisis político y económico sesgado de cada diario para formarte un criterio y , sobre todo, para que te ayude a olvidar que tú viste Torrente 4. "Lethal Crisis".
Pero nada me hacía olvidar el crimen cometido. Me perseguía en la conciencia como un martilleo continuo. Los diarios no conseguían distraerme. Me había vuelto entre escéptico y apático. Hasta llegaba a justificar que el hecho de que en las listas de la próxima contienda electoral haya cerca de 100 candidatos implicados en causas de corrupción, estaba siendo exagerado por los diarios. Al fin y al cabo en España hay más de 78.000 cargos políticos electos. Significa que corruptos descubiertos sólo son el 0,12%  y además como no hay listas abiertas, si quieres votar, te has de comer la manzana con sus gusanitos y todo.
¿Tanto te ha trastocado Torrente 4? . "No, hombre, no que es broma". Seguro que estaba con la cabeza en otra parte y no le cogí el tranquillo a la "peli" que debe ser muy maja. Lo mismo que los  Camps, Costa y así hasta 100 implicados en corruptelas. Seguiré yendo al cine y votando. No voy a tirar por la borda mis costumbres por una mala tarde que he tenido.