lunes, 21 de febrero de 2011

NUEVA RUMASA Y LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Me comentaban unos amigos que los medios de comunicación deberían tener alguna responsabilidad sobre la bondad de los anuncios que publican. Me lo decían a raíz del previo concurso de acreedores que NUEVA RUMASA  acaba de presentar y que, al parecer, puede poner en peligro a algunos ahorradores que, atraídos por la publicidad en prensa, radio y televisión, habían adquirido los pagarés de alto interés de esta empresa.
El despliegue  de dobles páginas y spots de larga duración, con los que la familia Ruiz Mateos llenó los principales medios de comunicación de nuestro país hace sólo un año fue impresionante. Incluso, días antes de comunicar sus problemas financieros volvió a la carga con una campaña para captar capital para unas empresas que ahora se muestran con serios problemas de rentabilidad y de liquidez.
Mis amigos decían que mientras los periódicos, radios y televisiones insertaban los anuncios y cobraban de NUEVA RUMASA , éstos no informaron de que este tipo de operaciones eran de alto riesgo y, posiblemente, podrían perjudicar económicamente a miles de lectores y oyentes.
También el gobierno actuó con posterioridad a la emisión de los anuncios, cuando al parecer la familía Ruiz Mateos había captado ya más de cien millones de euros para sus empresas. El ministerio de economía obligó a que las emisiones de los pagarés fueran controlados por algún auditor que rindiera cuentas a la CNMV.
Ahora, los medios informan con extensión sobre las cuentas de NUEVA RUMASA y sobre los hipotéticos engaños en el destino de los fondos conseguidos de los ahorradores a través de la publicidad que insertaron. En breve veremos desfilar la lista de los confíados perjudicados como pasó con AFINSA y otros...
Pues bien, en mi opinión la prensa no tiene responsabilidad alguna en dar publicidad a una operación  financiera que a todas luces era legal y a la que el gobierno no pudo, o no supo, oponerse hasta pasado un tiempo.  Algunos diarios sí que alertaron del peligro que suponía invertir en pagarés con rentabilidades del 8% y del 10%, otros, revisando la hemeroteca informaron asépticamente sobre esta emisión.
Lo cierto es, que en momentos de crisis económica en la que los casos de ingeniería financiera, quiebras de bancos y productos financieros basura han sido una constante desde el comienzo de ésta, lo de NUEVA RUMASA cobra mayor relieve que en otras circunstancias. Los gobiernos y ahora hemos conocido que el FMI también, no supieron prever y  ni siquiera ver la crisis que se nos venía encima, pero tampoco los periodistas de los medios americanos detectaron que LEHMAN BROTHERS o MADOFF podían quebrar. Algunos de ellos almorzaban con sus directivos  que intentaban, y parece que lo conseguían, influir en sus informaciones sobre la bondad de las finanzas de sus entidades.
En los tiempos de WIKILEAKS, de la transparencia informativa, de la caída de dictaduras, de poner en tela de juicio las instituciones, empresarios, curas y políticos más sagrados , el periodismo cobra mayor fuerza que nunca.
El periodismo puede ser una alerta, un contraste de la verdad, una defensa del ciudadano frente a los abusos del poder y hasta una referencia necesaria para que la gente se sienta segura estando bien informada.
Solo le debemos pedir a los periodistas que investiguen y busquen la verdad con honestidad, pero también, las empresas de comunicación, les han de dotar de medios para que puedan hacer su trabajo, incluso para poder informar con libertad sobre las empresas que se anuncian en sus medios.