jueves, 24 de febrero de 2011

CAMBIOS EN LA PARRILLA DE LA SER

Los cambios en la dirección de la cadena SER, primera cadena de emisoras de radio de España, podrían llevar,  también, a una importante transformación de la parrilla de programación de la emisora.
Desde la incorporación de Alejandro Nieto a la dirección general de la radio de PRISA, hasta el anuncio de los despidos masivos en el área audiovisual del primer grupo de comunicación español, todo parecía quedar en una mera reorganización empresarial necesaria para conseguir los objetivos de rentabilidad que, necesariamente, ha de conseguir este grupo de comunicación acosado por la deuda bancaria y sometido al marcaje de cerca de Liberty.
Sin embargo, no sólo de resultados económicos a corto viven los grupos de comunicación. Es necesario reforzar los contenidos y revisar a fondo el comportamiento de las audiencias a medio plazo.
Desde que la COPE la emprendió contra la SER, asentándole un duro golpe en la línea de flotación del área de deportes, fichando a golpe de talonario al grueso de CARRUSEL DEPORTIVO, los directivos de PRISA vienen analizando  a fondo y con preocupación toda la  programación de la cadena.
Todo ha sido cuestionado desde que amanece en la parrilla informativa de la SER hasta que se adentra la madrugada de los imsomnes oyentes.
No sólo valen los informes cuantitativos que arroja el Estudio General de Medios, sino las percepciones cualitativas de los dirigentes de la radio, que también son humanos, y se suben a los taxis madrileños y reconocen el sonido inconfundible de sus contenidos en otra emisora.
Hacer cambios profundos desde el liderazgo es mucho más acertado que esperar a salvar los muebles cuando ya se ha producido la inundación.
Según lo que he podido conocer en Madrid estos días  el equipo del Carrusel de los Javi Hoyos y Juanma Ortega, que han perdido un 30% y un 22% de oyentes en laborables y fin de semana  respectivamente, serían sustituidos a corto plazo.  Esta operación generará un efecto dominó en la programación de la SER que será espectacular.
Estos cambios no vendrán dados tanto por nuevas contrataciones como por resituar en nuevos horarios y programas a las estrellas de la cadena mejor posicionadas frente a la audiencia como Angels Barceló y Carles Francino. La solución para los deportes podría ser la más sonada si Francino renueva su contrato.
En cualquier caso, cuando llegué de Madrid con estos imputs , pensé que la SER estaba viva. Muy viva, a pesar de los recortes de nóminas, los planes de Liberty y  de que cuando me subí al taxi el conductor tenía puesto el sonido inconfundible de la COPE  de Paco Gonzalez.
.