domingo, 12 de septiembre de 2010

¿CÓMO HARÍA GOOGLE UN PERIÓDICO?


El periodista norteamericano Jeff Jarvis, uno de los más influyentes en EEUU, columnista de The Guardian y creador del blog de amplia difusión Buzzmachine.com, ha publicado el libro "Y GOOGLE, ¿CÓMO LO HARÍA?, bajo el pié de página de la portada una entradilla en color rojo destaca: Hagas lo que hagas, Google lo acabará haciendo mejor que tú y además gratis. ¿Estarás preparado?
Siendo un texto que está enfocado hacia la comunicación entre las empresas y sus clientes mediante la utilización de las nuevas tecnologías y las redes de internet, viene a constatar cómo se ha desplazado inexorablemente el control , la información y la última decisión hacia el ciudadano de a pié que , ahora, tiene toda la influencia frente a las grandes corporaciones , siendo capaz de hacer llegar su opinión a través de un blog o de una red social de internet a la que se suman cientos de miles de ciudadanos.
Las empresas que oponen resistencia a este fenómeno o que no aceptan trasladar el control a sus clientes acabarán perdiéndolos con toda seguridad. La empresa que renuncia a la red social, a participar e interactuar con transparencia, mediante la creación de un blog o participando en el debate de la red social y esconde la cabeza como un avestruz ignorando la opinión y crítica de sus clientes estará aislada, desconectada de la realidad y las ventas de sus servicios y productos acabarán menguando junto a sus beneficios.
Claro que ello requiere un esfuerzo de transparencia y autocrítica por parte de las empresas y sus directivos.
El País de este domingo recogía varias páginas que venían a refrendar las tesis de Jarvis. En su suplemento de color salmón, NEGOCIOS , constataba como la gran mayoría de las compañías que componen el Ibex 35 dan la espalda a las redes sociales. Sólo el 30% tienen página en Facebook , sólo dos de cada 10 tienen un blog corporativo y ningún presidente de estas empresas
cuenta con un blog en internet...
Los que nos suministran servicios tan básicos como la luz, el agua, el teléfono y el gas pretenden, de momento, vivir ajenos a los nuevos canales de comunicación de sus clientes, a pesar de que estos servicios están llenos, en la red, de comentarios, quejas y peticiones de la gente.
No sucede lo mismo en EEUU y en otros países europeos dónde Twitter, Facebook, lindkelin y los blogs son un nuevo canal de comunicación que utilizan las empresas y sus directivos para relacionarse con los usuarios de sus servicios.
Esta alergia a las nuevas tecnologías también se ha trasladado a algunas empresas periodísticas. Hoy , también EL PAÍS publica la entrevista con Alan Rusbridger , director de The Guardian quien alentó a los más de 600 periodistas de su diario que tuvieran su propia página en Facebook y que utilizaran Twitter para recabar información e interactuar con sus lectores. Todo con cierta gradualidad, pero siguiendo la corriente contraria de la mayoría de empresas que prohibía el uso de las nuevas tecnologías entre sus empleados en el lugar de trabajo.
Cuando Rusbridger, por impedimento judicial, no pudo publicar una información que afectaba a una petrolera, sólo tuvo que explicarlo en Twitter: "Lo siento no podemos publicar la historia de una compañía que no puedo nombrar por razones que no os puedo decir". En tan sólo 24 horas los lectores ya habían descubierto qué compañía era y los documentos comprometedores que implicaban en un desastre medioambiental y de salud a la petrolera...La bola fue imparable y la noticia estalló.
El director de The Guardian dice que cuando nació Twitter, y su limitación a 140 caracteres, pensó que eso no era periodismo. Hoy reconoce su error y afirma que debe ser más radical en lo digital.
Volviendo a Jarvis y su libro, su radicalidad periodística le lleva a afirmar que en el nuevo periodismo debes dedicarte a aquello que hagas mejor y enlazar el resto. Enlazar con la historia en lugar de repetirla. Cada periódico no necesita su propio crítico de cine o de golf le es más rentable enlazar con la mejor cobertura del festival de cine o con la mejor web del torneo. Los periódicos no deberían dedicar sus recursos a noticias que se han convertido en una comodity y sí a las noticias propias y locales , según este periodista bloguero.
En cualquier caso, el nuevo canal de comunicación está en marcha y crece muy rápidamente. Es imparable. Las empresas y también los periódicos tiene que adoptarlo con celeridad, pero para ello hay que ceder el control al cliente y al lector. Y eso, parece, dar un poco de miedo.