domingo, 30 de mayo de 2010

periodistas en paro

Entre 5000 y 6000 periodistas , según diversas fuentes , están en paro en nuestro país. Otros 5000 son becarios que engrosarán las filas del paro en cuanto acaben sus prácticas. Cada año las universidades generan 2500 nuevos licenciados de los cuales el 70% son mujeres. La precariedad laboral y el mileurismo se ha instalado sólidamente en la profesión.
Las expectativas a corto plazo son poco halagüeñas para los profesionales de la información. El sector público -televisiones y radios- deberá afrontar en breve una "reconversión" necesaria ante los recortes presupuestarios de ayuntamientos y comunidades autónomas. Serán poco justificables déficits de entre 150 y 450 millones de euros en las cadenas autonómicas de televisión mientras se le pide al ciudadano un esfuerzo para hacer frente a la crisis.
Algunos de los periodistas que conservan su empleo han visto rebajados sus salarios y los medios de que disponían para desarrollar su trabajo. El teletipo de agencia sustituye a la información propia. Ya no se puede viajar y las llamadas telefónicas a las fuentes están controladas y limitadas.
Las empresas periodísticas privadas ya dan por perdido el 2010 para recuperar los ingresos de publicidad y difusión. Algunas televisiones privadas, favorecidas por la desaparición de la publicidad en la televisión pública nacional, han aprovechado la ocasión para "tercerizar" a sus empleados. Los despiden y los incorporan a la productora externa de turno con salarios de hasta el 40% menos para mejorar la rentabilidad de sus cuentas de explotación.
Los freelancers que se unen en precariedad para lanzar páginas webs proliferan. Son algunos de los despedidos de sus empresas que aún creen que por el periodismo vale la pena jugarse el paro y la indemnización del ERE.
La información sigue cotizando a la baja. Enterarse de lo básico es tan fácil y gratuito, que las perspectivas para la profesión periodística son muy negativas.
La concentración y fusión de grupos de comunicación generará más paro en la profesión. La calidad de la información se resentirá. Se resiente ya.
El futuro de la empresa periodística irá ligado al de los periodistas . Entonces, ¿hay futuro para los periodistas?.
Creo que la profesión no puede languidecer hasta extinguirse como lo hicieron los zapateros remendones o los rapsodas medievales, pero para ello no bastará con denunciar lo que está pasando, sino que las empresas periodísticas habrán de orientarse hacia un nuevo modelo más arriesgado e innovador que les permita recuperar terreno con respecto a los Google de turno que les ha mordido, ante sus narices , la tarta publicitaria que venían amasando durante años. Tendrán que buscar el valor añadido que requiere el consumidor cuando toda la información se homogeniza, y eso requiere orientarse hacia la innovación, la tecnología y la creatividad sin complejos. Claro que en este viaje hay que pagar el billete. No vale viajar gratis o de polizón. Los que se están llevando los ingresos no están haciendo ERES ni mendigando ayudas administrativas, máximo están pidiendo autorizaciones gubernamentales para adquirir e incorporar nuevos talentos y empresas.
En el peor de los casos si las corporaciones de medios no dan decididamente este paso , y acaban por ser residuales o desaparecer , los Googueles de ahora cubrirán rápidamente el tremendo hueco social que dejarán y acabarán por generar sus propios contenidos.

Yo en este viaje me llevaría a los buenos periodistas. Los van (vamos) a necesitar.

1 comentario:

Santiago dijo...

José,
no por conocido es menos duro de leer. Pero acabo de hacerlo en voz alta ante una de mis hijas de 17 años....que quiere ser pediodista.
Si su vocación vence a tu analisis, confio en que los actores de este drama venzamos a los tecnocratas y podamos diseñar un futuro para los periodistas. Aunque sea un futuro imperfecto.
S.